Retardos ¿puedo sancionarlos?

La vía del emprendimiento o el trabajo gerencial pueden llegar a ser complicados debido a los pequeños detalles que nacen de las relaciones laborales.

La puntualidad es un ejemplo bastante ilustrativo de este tipo de conflictos, porque nunca se sabe dónde empieza la línea de la irresponsabilidad y termina la de la tolerancia.

Y aquí es donde entran los retardos. ¿Hasta qué punto un trabajador está abusando de la tolerancia? ¿A los cuántos minutos se le puede contar como una falta? ¿Es justo regresar a alguien que ha llegado tarde? ¿Se puede sancionar a un trabajador por el retraso en su entrada?

Para entender un poquito de qué van o cómo funcionan, es necesario precisar algunos puntos sobre la jornada laboral:

 

Hora de entrada

Es lo que la ley conoce como el inicio de la jornada laboral. Es el momento (y el lugar) en el cual se da por iniciado el trabajo contratado. 

No es lo mismo entrar a las 9 de la mañana en el local que empezar a las 9 de la mañana con la repartición de mercancía, por ejemplo. En ambos casos la hora es la misma, pero el comienzo de la jornada depende de otros factores como el lugar en que se desempeña.

Sin embargo, la Ley Federal del Trabajo no tiene estipulaciones al respecto de la entrada y comienzo de la jornada. Lo único que nos expone está en el artículo 422, del Capítulo V, sobre el Reglamento interior del trabajo:

“Artículo 423.- El reglamento contendrá:

Horas de entrada y salida de los trabajadores, tiempo destinado para las comidas y períodos de reposo durante la jornada.”;

 

Reglamento interno

Necesariamente debes contar con un reglamento interno si quieres que las pequeñas consideraciones queden asentadas.

Por supuesto, el horario de la jornada siempre deberá estipularse en el contrato individual de trabajo, con sus respectivas circunstancias de modo, lugar y tiempo.

Resultado de imagen para reglas

No obstante, para poder medir la tolerancia o contemplar las causas por las cuales le será permitido a un trabajador llegar tarde, es necesario contar con un Reglamento interno.

En éste instrumento se estipulan muchos supuestos, y siempre debe ser adaptado al tipo de giro de la empresa. Un reglamento para restaurantes no es ni remotamente parecido a uno de trabajadores de banca ni éste al de un spa o estética ¿entiendes su importancia?

 

Sanciones

Sí, el único lugar donde puedes asentar una conducta irregular y determinar una consecuencia para ella, sin violentar los derechos de tu trabajador, es el reglamento interno.

Hay de sanciones a sanciones; por ejemplo, el artículo 5 de la Ley Federal de trabajo dispone que no podrá haber renuncia de derechos del trabajador ni podrán hacerse descuentos al salario por concepto de “castigo”.

Así que hay que considerar asesoría para saber qué tipo de sanciones puedes poner en tu reglamento a un trabajador que llega tarde y, lo más importante, a qué hora se considera que está llegando con retraso.

También deberías marcar la diferencia entre retardo y falta, porque a veces llegar una hora tarde a laborar implica haber perdido la jornada si alguien más ya ha sustituido esas funciones por el día.

El contenido de tu reglamento solamente puede ser formulado por tus necesidades, las de tu empresa y las de los trabajadores. Cada lugar de trabajo es distinto y va dictando ritmos y exigencias diferentes. Identifica claramente tus necesidades y luego busca asesoría legal para resolverlas.

 

 

 

 

Créditos: Photo by rawpixel.com from Pexels, Photo by Andrey Grushnikov from Pexels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *